Dicha plena y permanente
Written by Pedro Héctor Rodríguez
PDF Print E-mail

Dicha plena y permanente

Pedro Héctor Rodríguez


Pareció una eternidad,

aunque sólo fue un instante

Fue una tormenta que quiso,

con sus vientos, derribarme


Pareció estrella fugaz,

aunque duró largo tiempo

Fue una brisa refrescante

que me transportó hasta el cielo


Es que los malos momentos

parecen interminables,

y las epocas dichosas

parecen luces fugaces


Es que los seres humanos

anhelamos ser felices

Anhelo de plenitud

que viene en nuestras raíces


Porque Dios no nos creó

para llantos y temores

Nos creó para gozar

el perfume de las flores


Ahora, de vez en cuando,

del alma nos brota el llanto;

porque el dolor la tortura,

y la encarcela el espanto


Mas la dicha sin final

pronto ha de ser realidad

para aquellos que por Cristo

gozarán la eternidad


Por eso, Cristo nos llama

a abrir la puerta a su toque,

para gozar hoy su paz,

e ir con él cuando retorne


Nunca más habrá tormentas,

sólo brisa refrescante

Eterna felicidad,

no sólo por un instante


Amigo, acepta a Cristo

Es esencial, es urgente;

para que pronto disfrutes

dicha plena y permanente



Mi libro "No desmayes, peregrino" contiene 208 poemas agrupados en 40 declaraciones de fe.

Puede ser adquirido en www.amazon.com

Creative Commons License Este poema es parte de la colección titulada "No desmayes, peregrino",por Pedro Hector Rodriguez, licenciada bajo

Creative Commons Atribución-No Comercial-Sin Derivadas 3.0 Estados Unidos License.Basada en una obra localizada en PastorPedroRodriguez.com.

Permisos más allá del alcance de esta licencia podrían estar disponibles enhttp://PastorPedroRodriguez.com/index.php/permissions.